Adiós al dolor de cabeza sin medicinas, ni cirugía (I)

El dolor no es una enfermedad, simplemente es un aviso de que algo no va bien. Ningún doctor te daría una medicina para el dolor como único tratamiento para la rotura de un hueso, por ejemplo.

Las causas de un dolor de cabeza deben ser investigadas y tratadas. Sin embargo, frecuentemente los tratamientos incluyen solamente analgésicos y paliativos para el dolor que dejan al paciente atrapado en un ciclo de medicinas y dolor.

¿Qué es la interferencia oclusal?

  • Un conflicto entre los dientes y la mandíbula
  • La causa del daño dental y dolor en cabeza / cuello de 40 millones de personas.
  • Una enfermedad con síntomas comúnmente confundidos con migrañas, jaquecas y dolores de cabeza producidos por estrés.
  • Un problema que puede ser fácilmente tratado por tu dentista u odontólogo.

Estudios recientes revelan que el dolor de la interferencia oclusal puede derivarse a otras áreas de la cabeza, cuello y cara, variando en intensidad y frecuencia.

Síntomas de interferencia oclusal

Aunque solamente un especialista podría confirmarnos la interferencia oclusal, algunos signos de su padecimiento son:

  • Cualquier dolor de cabeza, cuello, cara o mandíbula.
  • Dolores de cabeza en tensión, estrés, sinus o migrañas.
  • Sonidos extraños (pitidos, rechinamientos, martilleos, etc.).
  • Dolor prolongado después de una lesión cervical.
  • Necesidad de tomar fármacos para el dolor de cabeza de forma constante.
  • Cualquier tratamiento sin resultado a largo plazo.
  • Dientes agrietados, astillados o rotos.

Funcionamiento de la articulación mandibular

La mandíbula es la articulación más compleja del cuerpo porque:

  • Se mueve en 3 dimensiones.
  • El lateral derecho y el izquierdo tienen que trabajar a la vez.
  • No está posicionada por huesos o músculos sino por dientes.

Si los dientes sacan la mandíbula de su recorrido natural al masticar o morder, esto desestabiliza la articulación mandibular, causando posiblemente espasmos musculares bastante dolorosos.

En próximos artículos seguiremos hablando de la interferencia oclusal y las posibilidades que existen para su tratamiento. Si crees que padeces interferencia oclusal, no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica dental de Jaén. Podemos poner fin a tu problema.