Visita al dentista para las embarazadas

La información que una mujer embarazada debe recopilar acerca de su salud durante su estado de gestación es muchísima, tanto para su bienestar como para el de su bebé. Mantener la boca sana durante el embarazo es, además de muy sencillo, esencial. Una buena salud oral durante estos 9 meses, tan especiales, tiene un impacto positivo en la salud de la madre y en la de su bebé. Podemos destacar dos momentos importantes durante este proceso: el embarazo y el momento justo después del parto.

Autocuidado de la boca en el embarazo:

Debe cuidarse la boca de forma adecuada. Algunas pautas a seguir son:

  • Cepillar dientes y encías, al menos dos veces al día y de forma cuidadosa.
  • Usar un cepillo pequeño y suave para evitar náuseas.
  • Utilizar pasta dentífrica fluorada.
  • Utilizar hilo dental para limpiar entre los dientes, al menos una vez al día.

Además, se recomienda mantener una dienta sana y equilibrada:

  • Limitando alimentos azucarados a las comidas y no entre horas.
  • Cambiando los zumos industriales por fruta fresca.
  • Evitando bebidas carbonatadas.
  • Masticando chicle sin azúcar y con xilitol.

Puede que aparezcan náuseas o vómitos de forma frecuente. En ese caso:

  • Deben tomarse pequeñas cantidades de vegetales, frutas, yogur o queso a lo largo del día.
  • Usar colutorio fluorado diariamente.
  • Enjuagar la boca con agua después de cada vómito.

Es recomendable visitar al dentista al menos una vez. Aunque se puede hacer la visita y ser tratada en cualquier momento del embarazo, será más cómodo hacerlo durante el segundo trimestre. El dentista informará de los posibles problemas orales y aportará algún que otro valioso consejo para mantener una boca sana.

Cuidado de la boca para la madre y para el bebé después del parto:

Consejos de salud oral para la madre:

  • Continuar manteniendo el nivel de higiene oral para evitar problemas de caries y gingivitis.
  • Limitar los productos azucarados exclusivamente durante las horas de las comidas y no entre horas.
  • La saliva contiene bacterias: no debe contaminarse cuchara, chupete o biberón del niño.

Algunas pautas para el cuidado de la boca del recién nacido:

  • Después de la erupción de los primeros dientes (en torno a los 6 meses), límpieselos con una gasita o un cepillo pediátrico ultrasuave después de las comidas.
  • No dejar al bebé acostado con el biberón (a no ser que contenga agua).
  • Pida cita a su dentista cuando cumpla un año.

En definitiva, la salud de las embarazadas merece especial atención en muchos aspectos y la boca no iba a ser una excepción. En nuestra clínica dental de Jaén siempre estamos dispuestos a ayudarte y acompañarte durante este estado en el que la importancia de la salud de tu boca toma un plus de importancia.